Hay series que parecen concebidas para los que disfrutan de atracones televisivos y no pueden
levantarse hasta que aparece la palabra fin.