Hoy no solo se respira golf, se vive, no sucede en otro lugar del mundo que los niños del barrio jueguen al Golf de “arco a arco”.