Desde la ONU identifican la discapacidad con una condición que afecta a un grupo o a un individuo y que tiene relevancia en su vida y en su día a día. Se utiliza para determinar ciertas discapacidades tanto físicas como mentales, como pueden ser cognitivas, intelectuales, sensoriales, mentales o en forma de enfermedad crónica.

Al día de hoy, las investigaciones demuestran que las personas que sufren algún tipo de discapacidad tienen menos oportunidades económicas. Es decir, no tienen tantas oportunidades laborales como un individuo que no sufre alguna clase de deficiencia de este tipo.

Además, este tipo de personas sufre un menor acceso a la educación y vive con una tasa de pobreza más elevada que la media, de ahí que sea principal y muy necesario ofrecerle mayores servicios y un trato especial.

Según se ha descubierto, esta falta de acceso a servicios mínimos provoca que tengan más problemas vitales para el transporte, el acceso a la información, a la educación y formación y a la posibilidad de tener una vida plena.

En definitiva, este día trata de poner de relieve los derechos de las personas con discapacidad y de la necesidad de hacer un esfuerzo entre todos para que puedan tener una vida digna con servicios necesarios para ellos y que seamos capaces de proteger y defender sus derechos, tanto como personas que no sufren deficiencia alguna, y otros especiales para ellos por su condición y su indefensión.

En ese contexto la Municipalidad de Villa Allende quiere recordar y destacar el trabajo realizado por la Escuela Juana Manso en el proyecto de Señalética Braille con más de sesenta chapas en distintos puntos del casco céntrico, paradas de colectivo y edificios públicos, para las calles de Villa Allende, un trabajo en conjunto entre el colegio y la Municipalidad, que sumada a las rampas en las principales arterias, convirtió a la ciudad en una de las pioneras de todo el país a nivel de accesibilidad.